"Las tecnologías de la información son demasiado importantes para dejarlas en manos de los hombres". Son palabras de Karen Spärck Jones, que ya había teorizado el funcionamiento de los motores de búsqueda en 1972, veinte años antes del nacimiento de la web. Y no debe haberse equivocado del todo, ya que, antes que ella, fue también una mujer la que desarrolló el software a bordo del Apolo 11 que en 1969 llevó al hombre a la luna, y otra más fue la que inventó el primer programa de la historia de la informática en el lejano 1843.

A pesar de la presencia de científicos y académicos brillantes, la relación entre las mujeres y la informática nunca ha sido fácil: todavía persiste el prejuicio de que la ciencia y la tecnología son "cosas de hombres". Según el boletín “Datos y Cifras del Sistema Universitario Español, 2019-2020”, del Ministerio de Universidades, en el curso 2019-2020 aunque haya más mujeres que hombres estudiando en las universidades españolas, el porcentaje de chicas en las faculdades de ingeniería no llega al 30%: una cifra preocupante, ya que serán precisamente las áreas donde se desarrollarán los trabajos del futuro.

Pero este problema no se da solamente en España: a nivel mundial, las investigadoras representan únicamente un 28% y solo un 35% de chicas deciden matricularse en carreras dedicadas a las STEM. Además, si nos fijamos en los ganadores de los Premios Nobel de Física, Química y Medicina, desde la victoria de Marie Curie en 1903 los han logrado 572 hombres y tan solo 17 mujeres.

Sin embargo, basta con mirar la historia de la tecnología de la información para descubrir que no solo las mujeres son buenas en este ámbito, sino que también suelen adelantarse a sus compañeros masculinos.  

Mujeres e informática: las siete magníficas que hicieron historia  

Desde el primer programa hasta el primer lenguaje y la primera foto de un agujero negro, aquí tenemos a siete mujeres que han desmentido cualquier prejuicio sobre las mujeres y la informática.

1. Ada, la primera programadora

Muchos saben que fue el matemático inglés Charles Babbage quien inventó la primera máquina de cálculo automático en el siglo XIX. En cambio, pocas personas saben que el método para programarlo no fue creado por él, sino por su asistente Ada Lovelace (1815-1852), hija del poeta George Byron y gran amante de las matemáticas. En 1843, a la edad de 28 años, Ada inventó el primer programa en la historia de la informática y en su honor se desarrolló el lenguaje de programación ADA en la década de los 80.

2. Karen, la teórica de los buscadores

Karen Spärck Jones (1935-2007), investigadora y más tarde profesora de informática en la Universidad de Cambridge, también era inglesa. En 1972 realizó uno de sus estudios más importantes sobre una función fundamental para medir la importancia de una palabra en un conjunto de documentos, es decir lo que hoy está a la base del mecanismo de búsqueda en la web. Karen también es recordada por su compromiso en el apoyo a las mujeres que se dedican a las tecnologías de la información.

3. Grace, la inventora de Cobol y del debugging 

La científica con un doctorado en matemáticas y contraalmirante de la Armada de los Estados Unidos Grace Murray Hopper (1906-1992) fue la primera programadora de la computadora Mark I, utilizada por los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial para descifrar los códigos enemigos. Fue ella quien inventó el término "debugging" para indicar el procedimiento de identificación y corrección de fallos: la computadora se había detenido y Grace resolvió el problema eliminando la polilla (el "bug", es decir insecto en inglés) que se había quedado atrapada en ella. Sin embargo, Grace Hopper fue sobre todo la inventora del lenguaje de programación Cobol, desarrollado en 1959 y todavía en uso hoy.

4. Margaret, la que llevó el hombre a la luna

También es gracias a ella que la misión Apolo 11 tuvo éxito en 1969: a la edad de 33 años, Margaret Hamilton era la directora de la División de Ingeniería de Software del Laboratorio de Instrumentación del MIT, que desarrolló el software de bordo para el programa espacial Apolo. Por esta razón recibió la Medalla Presidencial de la Libertad en 2016, el más alto honor para un civil estadounidense.

5. Anita y la comunidad de las Systers  

Programadora desde la década de los 60, Anita Borg (1949-2003) desarrolló y patentó software y sistemas, pero su creación más importante fue Systers, una comunidad en línea que apoyaba a mujeres que trabajaban en tecnología de la información y que se comunicaban por correo electrónico: era 1987, mucho antes de la aparición de la web y las redes sociales. Systers todavía existe hoy y continúa su trabajo a favor de la igualdad de género en el mundo de las TI. En su memoria, Google ha creado Women Techmakers, un proyecto internacional que cada año ofrece becas, talleres, encuentros y una comunidad online a muchas mujeres de todo el mundo para formarse en las TIC. 

6. Radia, la madre de la Web  

A sus 68 años sigue siendo una de las mayores expertas en el mundo de la ingeniería de redes: Radia Perlman tiene numerosas patentes, pero el invento que la hizo famosa es el del protocolo STP (Spanning Tree Protocol), utilizado para construir redes complejas. Su protocolo de comunicación es la base del funcionamiento de la web.

7. Katie y la foto del agujero negro supermasivo

Su sonrisa feliz frente al ordenador, ha dado la vuelta al mundo: a sus 32 años Katie Bouman no solo es profesora asociada en el Instituto de Tecnología de California, sino que ya se ha hecho famosa por haber desarrollado uno de los algoritmos utilizados para tomar la primera foto de la historia de un agujero negro supermasivo el 10 de abril 2019. Comenzó a trabajar en este proyecto dos años antes en su doctorado en informática.

Luchar contra los prejuicios: qué se está haciendo en España y en el mundo para apoyar a las mujeres digitales del futuro

A pesar de todo, muchas jóvenes todavía tienen que luchar contra los prejuicios que ven a las mujeres inadecuadas para ocuparse de computadoras y sistemas de información. Precisamente por esta razón ha intervenido la ONU, que desde 2015 ha dedicado el 11 de febrero al Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia y el 25 de abril al Día Internacional de las Niñas en las TIC: ambas fechas se celebran en varias partes del mundo con eventos y proyectos a favor de las jóvenes que quieran dedicarse al estudio de la ciencia y la tecnología.

También existen otros proyectos europeos y españoles que tratan de mejorar la disparidad de género en las disciplinas STEM. Entre ellos destaca Hypatia, un proyecto financiado por la UE que tiene como objetivo desarrollar y promocionar una educación STEM enfocada hacia la inclusión de género. Concretamente, sus colaboradores trabajan para producir un conjunto de herramientas con soluciones prácticas y listas para usar y promocionar a escuelas, empresas, centros de ciencia y museos de toda Europa.  

Otra iniciativa para acercar a las mujeres españolas y las de todo el mundo a la programación es Girls in Tech, que realiza y promociona eventos y campañas con especial énfasis en la asistencia a grandes eventos de programación, para demostrar que las mujeres también pueden estar en el mundo de la tecnología. Echen un vistazo a su blog para conocer sus últimas iniciativas.

De igual manera merece ser mencionada la fundación STEM Talent Girl, que nació hace seis años en Reino Unido gracias a la abogada española Miriam González Durántez. Su iniciativa llegó a España en 2017 y, desde entonces, ha realizado muchísimas charlas en colegios e institutos públicos en las que mujeres españolas se dirigen a las chicas para charlar sobre los temas que competen a la mujer. De hecho, aunque el tema principal son las TIC, en sus charlas también hablan sobre las desigualdades de género y los estereotipos sexistas que permanecen en la sociedad a día de hoy.

El aumento de mujeres en las TI también interesa a las empresas: lo demuestra Inspiring Girls, un proyecto  en el que el Museo de la Evolución Humana, ASTI, Open Future, Atapuerca, Talk2Us Comunicación y la Obra Social La Caixa se han unido para fomentar la motivación y el interés de las jovenes en materias STEAM. Está constituido por tres programas diferentes: Science for Her y Mentor Woman consisten en una lección magistral de una experta dirigida a identificar y fomentar este tipo de carreras respectivamente entre las alumnas de 3º y 4º de ESO y de Bachillerato o de la Universidad. Real Work en cambio es un programa que ofrece becas en empresas tecnológicas a mujeres jóvenes con los estudios universitarios recién acabados.

Estos son solo algunos de los proyectos que han nacido y siguen naciendo en España y en el mundo para destruir el prejuicio que define la ciencia “cosa de hombres”. Y es que, como dijo Grace Hopper, que tenía ideas claras sobre las mujeres y las TI:

 

"Las mujeres son realmente buenas programadoras por una razón en particular: están acostumbradas a llevar a cabo las cosas"