La tecnología en la nube es uno de los factores que está cambiando radicalmente el escenario del trabajo en las TI: así afirma la encuesta internacional IT Jobs in 2020 que pone a los  cloud engineer en la quinta plaza de las diez profesiones informáticas más solicitadas este año. Por este motivo hemos decidido hablar de computación en la nube y de las profesiones de TI, que no solo incluyen ingenieros, sino también otros profesionales, como desarrolladores, ingenieros de sistemas y expertos en seguridad informática.

Así que veamos en qué dirección se está moviendo el mercado laboral de TI y cuáles son las mejores oportunidades que ofrece la nube.

¿Qué es la computación en la nube y por qué se llama así?

La computación en nube es “ un conjunto de servicios de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) accesibles bajo demanda y en modo autoservicio a través de Internet”. Esta es la definición oficial de NIST , el instituto estadounidense que certifica los estándares internacionales en cuanto a tecnología. Lo que ha llevado la nube al éxito es un conjunto de características: el uso de recursos compartidos, la flexibilidad y mensurabilidad del servicio, pero sobre todo la accesibilidad, que permite a las empresas utilizar servicios de TI avanzados sin tener que comprar y gestionar directamente hardware y software, que suele ser muy caro. 

Pero, ¿Por qué se utiliza la palabra nube, o "cloud" en inglés? Todo comenzó a mediados de los años 90, cuando los científicos e ingenieros informáticos utilizaron un símbolo que se parecía a una nube para representar las arquitecturas de red en diagramas de flujo. El hábito llevó entonces al uso del mismo signo para indicar también la Red por excelencia, es decir el word wide web, y la palabra nube se convirtió así en la definición oficial de los nuevos servicios de TI a través de Internet.  

Los diferentes tipos de computación en la nube: IaaS, PaaS, SaaS 

Para entender mejor el cloud computing y las profesiones relacionadas con este sector, es útil conocer los diferentes servicios que la tecnología en la nube ofrece. Hay tres tipos principales de servicios que  representan nubes distintas, aunque permanezcan conectadas entre ellas: Iaas, Paas y Saas

IaaS (Infrastructure as a service) es el primer tipo de computación en la nube y también la más esencial. El proveedor de servicios en la nube alquila una infraestructura, formada por servidores, máquinas virtuales, redes, sistemas operativos y espacios de almacenamiento donde las empresas pueden instalar y administrar sus aplicaciones. Los servicios IaaS se destinan sobre todo a los administradores de sistemas de TI.

PaaS (Platform as a Service) es el nivel intermedio de los servicios en la nube y ofrece una plataforma con las herramientas necesarias para crear y gestionar aplicaciones. PaaS es, de hecho, computación en la nube diseñada para desarrolladores de software, que les permite dedicarse a la programación sin preocuparse por tener que configurar o administrar servidores, bases de datos o redes. Ejemplos de plataformas en la nube son Microsoft Azure y Google Cloud Platform. 

SaaS (Software as a Service) es el tercer tipo de computación en la nube y su servicio consiste en aplicaciones software listas para usar, a las que se puede acceder a través de una conexión a Internet. Esta categoría incluye servicios para empresas que suelen tener un coste vinculado al número de usuarios. Algunos ejemplos son los software CRM (Customer Relationship Management) para administrar las relaciones con los clientes y aquellos para la selección de personal, pero también muchas aplicaciones para los usuarios, como Google Docs o Gmail. 

Las tres tendencias del cloud computing en 2021

Entre las nuevas tendencias en computación en la nube identificadas por los expertos de Forrester Research - Empresa Estadounidense de investigación de mercados y asesoría entre las más influyentes del mundo - tres son de especial interés para el desarrollo de la nube y, con ella, de nuevos roles profesionales:

1. Edge computing (o computación de borde), es un modelo de computación distribuida en el que, a diferencia de la computación en la nube tradicional, el procesamiento de datos se lleva a cabo lo más cerca posible de donde se requieren los datos. Por lo tanto, el procesamiento de datos no se realiza de manera centralizada sino, de hecho, en el borde, lo que produce ventajas significativas en términos de latencia de procesamiento, reducción del tráfico de datos y mayor resistencia en caso de una interrupción en la conexión de datos. Por esta razón es probable que, combinada con la nube, la computación de borde sea la fuerza impulsora de la próxima revolución industrial, que transformará los sectores de manufactura y servicios.

2. Intelligent cloud (o nube inteligente), es decir, el uso de la gran capacidad informática y de procesamiento de datos que ofrece la nube para crear modelos de datos relacionales ( Machine Learning, Natural Language Processing, Artificial Neural Networks etc.) que ofrezcan cada vez más servicios y funciones de inteligencia artificial aplicada.

3. Cyber threat intelligence (o inteligencia de amenazas cibernéticas), se refiere al uso de información sobre amenazas y actores de amenazas para mitigar eventos adversos en el ciberespacio. Concretamente, se trata de tácticas, operaciones y estrategias para desarrollar modelos de ciberseguridad que no sean solo reactivos, sino también predictivos y capaces de fortalecer las políticas de gestión de riesgos.

Computación en la nube y profesiones: los nuevos trabajos en las TI

Según el informe de mercado " Cloud computing en España 2020 " de la consultora Quint,  aunque la penetración de los servicios de cloud computing en España esté un poco por debajo de la media en Europa, se advierte una tendencia de aumento constante que, acelerada por la crisis sanitaria y la necesidad de trabajo ágil, ha hecho que  siete de cada diez organizaciones incrementen su presupuesto para la nube en los próximos doce meses. 

Como resultado, se constata un aumento en la demanda de profesionales de la nube en el mercado laboral de TI. Pero, ¿cuáles son las nuevas profesiones de la computación en la nube y a qué se dedican específicamente?

  1. Cloud Architect : crea y gobierna la arquitectura de la nube, de modo que se ajuste a las necesidades comerciales.

  2. Ingeniero de sistemas en la nube o Cloud Systems Engineer : administra los sistemas en la nube, colaborando estrechamente con los desarrolladores de software y los gerentes de proyectos para crear y administrar servicios de software escalables.

  3. Ingeniero de DevOps nativo de la nube o Cloud-Native DevOps Engineer : colabora con programadores, ingenieros de sistemas y otras figuras de TI para el desarrollo y control de aplicaciones en la nube.

  4. Especialista en la nube o Cloud Specialist : analiza las necesidades de las empresas e identifica las soluciones más adecuadas para la transición a la nube, gestionando los procesos.

  5. Administrador de operaciones en la nube o Cloud Operations Administrator : gestiona las actividades operativas en la nube y, por tanto, colabora con todos los recursos involucrados en la creación y desarrollo de servicios en la nube.

  6. Especialista en Seguridad en la Nube o Cloud Security Specialist : crea y coordina la estrategia para la seguridad de los servicios en la nube tanto para la empresa como para los clientes.

Las habilidades esenciales para trabajar en el mundo de la nube

Hemos visto que, en cloud computing y profesiones relacionadas, las habilidades para trabajar en el mundo de la nube varían según la profesión. Sin embargo, existen algunos requisitos indispensables para los que quieren trabajar en la computación en la nube y que son necesarios para cualquier rol relacionado con ella.

Las habilidades técnicas incluyen un conocimiento profundo de sistemas y redes informáticos, de plataformas y tecnologías en la nube y de lenguajes de programación como Python, Perl y Ruby. Una ventaja adicional es saber gestionar las bases de datos y la integración entre diferentes sistemas. Los títulos más populares son los grados de informática e ingeniería informática, posiblemente acompañados de un título adicional o máster específico sobre el mundo de la nube.

Las soft-skills son igualmente importantes: un especialista en la nube debe ser capaz de colaborar con otros profesionales y, especialmente si trabaja para un proveedor de servicios, también debe saber interactuar con los clientes y comunicarse con ellos. Básicamente, para trabajar en la computación en la nube es necesario tener habilidades de comunicación y trabajo en equipo.